Felipe Camiroaga La Verdadera Historia

Felipe Camiroaga La Verdadera Historia - Cristián Farías, Cecilia Gutiérrez Reseña en español, ya que no hay edición en inglés.

No estaba tan familiarizada con Felipe Camiroaga pero mi papá es un gran fan de él, así que cuando vi este libro al visitar Chile, lo compré. Podría decir que la primera parte más el final fueron las partes más interesantes del libro. Teniendo más de 400 páginas, al menos 3/4 de él trata de todas las pololas de Felipe, que fueron cientos -si no miles-. Sin exagerar, Felipe se habrá enamorado de al menos la mitad de la población femenina que trabaja en el rubro del espectáculo (publicistas, animadoras, modelos, etc). Sé que Felipe fue un hombre muy querido en Chile, sé que era un hombre encantador y de mucho carisma, pero se me hizo muy difícil apreciarlo siendo que, "pololeaba" (este término se repite una y otra vez) con al menos 3 mujeres distintas a la vez. Es decir, era un experto infiel, haciendo promesas de amor a una en el día y teniendo a la vez un romance con otra a la noche. Más que buen tipo, a quien no le gustaba las confrontaciones y peleas, me pareció un hombre sumamente cobarde. Me parece que atribuirle sus problemas de establecerse con una sola mujer al abandono de su madre es una estupidez. Cierto, no soy psicóloga ni tuve ese problema, pero me pareció una excusa muy débil para comportarse así con cientos de mujeres.

Supongo que el libro lo disfrutará más la gente chilena o que sigue a la televisión chilena. Está bien escrito y aunque me pareció que exageraba un poco en las descripciones -cosa que, en realidad, no pasó. Googleé muchas de las mujeres de Camiroaga y es cierto, son todas hermosas y esculturales- disfruté varias veces leyendo el libro; sólo que debía dejarlo cada vez que un capítulo terminaba con "y Felipe se enamoró locamente de XXX". Mi reacción era "ay no, otra vez??". El libro tiene muchos términos chilenos: guagua, hueá, etc., además de cientos de nombres que resultarán mega conocidos para los chilenos pero no para mí (excepto por un par, como Martin Cárcamo y Cecilia Bolocco). Si sacáramos todas sus aventuras amorosas, el libro me hubiera gustado un poco más, aunque claro, hubiera tenido 100 páginas en lugar de 400.